Archive Page 2

El Dilema: el poder mediático

Una vez más los medios de comunicación se hacen eco de la corrupción, de las artimañas para engañar a los individuos y de aquello que se esconde por diversos intereses pero que perjudica seriamente al ciudadano. El universo cinematógrafico tiene muy presente su rol de agente social y muestra al público, siempre valiéndose de su factor emotivo, cercano y realista, los aspectos más introvertidos de la sociedad. La película El Dilema acerca a los espectadores los entresijos de las grandes empresas y el poder mediático que puede llegar a tener el medio televisivo para desenmarañar datos que pueden poner en serio peligro estas grandes compañías. El film trata las polémicas estrategias y astucias utilizadas por las empresas tabacaleras a la hora de comercializar con el tabaco. Jeffrey Wigand, interpretado por el oscarizado Rusell Crowe, es jefe del departamento de investigación y desarrollo de Brown & Williamson, una importante empresa tabaquera. Como resultado de sus estudios entrega un informe que demuestra que la nicotina produce adicción. A partir de ese momento el informe desaparece de la empresa, y cuando Jeffrey revela su contenido a Lowell Bergman, al que da vida All Pacino, célebre periodista del programa televisivo 60 minutes, su vida se convierte en un infierno, donde no faltan las amenazas. El caso acaba enfrentando al estado de Mississippi con Brown & Williamson. Este film lleva a la pantalla hechos reales narrados en un artículo de la periodista Marie Brenner bajo el título El hombre que sabía demasiado. El Dilema indaga tanto en el poder de las tabacaleras, como en el funcionamiento y las políticas de empresa de las cadenas de televisión, la confrontación entre la línea editorial de un medio y sus propios intereses financieros.

Anuncios

GAL: terrorismo, política y periodismo

El séptimo arte no sólo muestra historias de amor,  de fantasía o  de aventuras, si no que en muchas ocasiones busca mostrar la realidad existente, denunciarla o analizarla. El mundo cinematográfico frecuentemente hace las veces de comunicador ofreciendo a los espectadores casos reales, historias cercanas o la propia historia de un país posibilitando con ello que el público no quede fuera de su conocimiento. Pone al servicio de los ciudadanos otra vía de información más ilustrativa y emocionante. Un ejemplo práctico de esta función atribuible al cine es el thriller político GAL, basado en hechos reales de la reciente historia de España. La película cuenta la investigación periodística llevada a cabo por dos periodistas españoles, Manuel Mallo (José García) y Marta Castillo (Natalia Verbeke) sobre  la naturaleza de los Grupos Antiterrorista de Liberación (GAL), que entre los años 1983 y 1987 cometieron contra el entorno de ETA más de 30 atentados con el resultado de 27 muertos y más de 50 heridos en el sur de Francia, una gran parte por error. Estos profesionales de la información investigan la trama de corrupción sobre la guerra sucia contra ETA. Ambos pertenecían en un principio al Diario 16, cuyo director fue cesado por tener indicios de la investigación. Posteriormente el diario El Mundo fue el encargado de sacar a la luz la noticia. Como consecuencia de la labor de estos periodistas, la justicia española pudo demostrar que los atentados fueron organizados y financiados por parte del Gobierno español, y diversos tribunales de justicia, entre ellos el Supremo, condenaron a toda la cúpula del Ministerio del Interior por delitos de asesinato, secuestro, asociación ilícita, falsificación de documentos y malversación de dinero público. En el film también participa el actor Jordi Mollá que encarna a un polícia corrupto. GAL una película realista que atrajo críticas para todos los gustos, pero como señala su productor Melchor Mirralles, el film “no tiene polémica” pero cuenta una historia de “alto voltaje político”.

Diario de un skin: el periodista topo

El cine español también ha dado vida al periodismo en todos sus ámbitos y facetas. Esta vez le ha tocado al periodismo de investigación, un periodismo desconocido y quizá no valorado lo suficiente. Los periodistas que se dedican a esta parcela de la profesión tienen que inmiscuirse en las entrañas del caso para poder exprimir toda su esencia. En muchas ocasiones deben transformarse y meterse en la piel de individuos que nada tiene que ver con ellos, con el fin de poder llevar a cabo una investigación plena y fructífera. Este es el caso del protagonista de  la película Diario de un skin, basada en la novela del mismo nombre, del director Jacobo Rispa, curtido en la serie Hospital Central. Antonio Salas, un periodista de investigación, encarnado por el actor Tristán Ulloa, pierde a su compañero y gran amigo Víctor a manos de unos “cabezas rapadas”, toma una decisión radical. Dedice hacerse pasar por uno de ellos  e infiltrarse en los grupos neonazis de Madrid para, una vez aceptado,  dar con los asesinos. El film no sólo muestra la arriesgada labor periodística que lleva a cabo el personaje, si no que guarda un importante transfondo social. Diario de un skin muestra el entramado de este nuevo clan surguido de ideologías fascitas y la dimensión que alcanza, hasta tal punto que saca a la luz a individuos que ocupan puestos de responsabilidad, tales como un inspector jefe de la policía, que pertenecen a este grupo.

Triage: reporteros de guerra

El periodismo vuelve a ser protagonista en el séptimo arte. Esta vez la mirada está dirigida a los reporteros gráficos en los conflictos bélicos. Un papel duro y una figura esencial en los medios de comunicación; gracias a ellos los espectadores y lectores pueden hacerse una idea de la dimensión que alcanzan las guerras y guerrillas que tienen lugar en los diferentes puntos del planeta. Triage centrada en los que viven los  combates como espectadores, como transmisores de información al resto del mundo, cuenta la historia de Mark, un fotógrafo encarnado por Colin Farrel, quien tras cubrir durante varios años la guerra del Kurdistán, vuelve a casa con graves problemas emocionales y sin su mejor amigo y compañero de fatigas David , el actor Jamie Savie. Mark exhausto y lleno de heridas, se encuentra desorientado e incapaz de reasumir su antigua vida en Dublín. La actriz andaluza Paz Vega, otra de las protagonista del film, interpreta a Elena la esposa española de Mark .  También participa en la película el veterano Christoper Lee, quien da vida al abuelo de Elena, psiquiatra durante la época del franquismo, experto en desentrañar, uno a uno, todos los tormentos y procesos que pasan por una mente cuando es víctima de algún hecho traumático.  Triage es una drama psicológico basado en las andazas de un corresponsal de guerra, Scott Anderson, ya retirado que las ha narrado en una novela. El film del director Dani Tanovic es un reflejo de la condición humana después de sufrir en carne propia las consecuencias de una guerra.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=XzVFAna2JHw]

Rec 2: del reportaje al videojuego

rec-2-posterYa está en los cines la segunda parte de Rec, el nuevo film de terror de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Para todos aquellos que se quedaron con ganas de más dosis de sustos y de sangre, llega Rec 2 para hacer vibrar a los espectadores desde sus butacas. La simulación de la realidad, aparte de la casquería y el miedo, es la nota clave de esta película grabada con una cámara de mano. Tanto la primera parte, como esta segunda pretende involucrar al espectador al máximo en la trama, hasta tal punto que parace estar viendo una cinta casera.  Rec 2 es la pura continuación de Rec, es más, el comienzo de la segunda parte es la toma final de la primera parte. Han pasado quince minutos desde la finalización de la última entrega. Un comando GEO se adentra en el edificio infectado y en cuarentena para intentar controlar la situación y poder determinar que está ocurriendo dentro. Pretenden buscar la sangre con el fin de realizar una cura que extermine el virus. Una misión, que en un principio, no era difícil, pero una vez dentro, todo se complica alcanzando límites insospechados…  Rec 2 deja a un lado el matiz periodístico que tenía Rec, una reportera y un cámara que acompañan a un grupo de bomberos en su turno de noche, para mostrar como trabajan. Al estilo de programas como Callejeros, que muestran a los espectadores casos reales y formas de vida.  La última entrega simula a un videojuego, algo más fantástica. Aún así, la saga Rec no deja de ser ciencia ficción, cine fantástico que pretende hacer las delicias de los amantes del cine del terror y de los más morbosos.

Rec buscaba que los espectadores vieran la película creyendo que era un reportaje inocente, un documento periodístico audiovisual que termina como nunca nadie pudo imaginar. Rec 2 ya tiene advertido al público de lo ocurrido, pero nunca dijo que se confiaran.  El realismo que intentan mostrar y sus dosis de terror las han convertido en dos de las películas más taquilleras del cine español.

El periodista: Un “superhéroe” desconocido

Muchas de las Clark_Kent_2cosas que llegan a nuestro conocimiento provienen de los medios de comunicación, de los mundos virtuales, de aquello que nos cuentan… Nada de esto lo hemos vivido en primera persona, ni tampoco lo ha vivido nadie de nuestro alrededor, ni siquiera lo hemos visto, pero sin embargo, lo asimilamos como tal, opinamos sobre ello, e incluso, nos  atrevemos a juzgar y a sentenciar con una propiedad que no nos corresponde. Vemos a través de otros ojos, escuchamos a través de otros oídos, tocamos a través de otras manos, vivimos a través de otras vidas… dejándonos llevar por aquello que dice mostrar la realidad o al menos parecerse a ella. Todos los medios de comunicación, en su sentido más amplio, son partícipes de ello. Pero no sólo partícipes, si no creadores y protagonistas de una realidad que entendemos como tal, o al menos, una configuración que hemos aceptado como válida.

El cine también está dentro de esos mecanismos de creación o configuración de la realidad que se nos vende. Pero no sólo para mostrar mundos de fantasía, historias perfectas o críticas de aquello que nos rodea, si no que también deforma e idealiza a los sujetos que participan y contribuyen en esa configuración, los periodistas. El llamado séptimo arte, en muchas ocasiones, muestra un periodista que llega a rozar el superhéroe. Más que un ser de carne hueso parace un personaje de dibujo animado, protagonista de un cómic. Un claro ejemplo lo tenemos en Superman, mitad periodista, mitad superhéroe-salvador-del-mundo. Clark Kent deja la pluma, se quita las gafas y se pone la capa. Listo para luchar contra el mal. Dando a entender que el ser periodista lleva implícito ser justiciero de las causas perdidas.  Está bien qubuenas_noches_y_buena_suerte_david_strathairne el cine idealice y muestre su propia visión de la “realidad”, pues no es su fin mostrar la “verdad”, si no más bien evadirnos de ella. Pero nunca conducir a error, y eso es lo que ha conseguido con sus películas sobre “superperiodistas”. Se sabe de un periodista detectivesco a lo Sherlock Holmes, de un periodista que no le teme a nada, que traspasa todas las barreras, que hace lo imposible por sacar a la luz y descubrir la corrupción a lo Erin Brockovich, que le gana a lo política corrupta y que es fiel a sus principios y valores, bonito y deseable, pero poco tiene que ver con lo que sucede fuera de las pantallas. El periodista de a pie, el real, el que trabaja en los medios que conocemos, y en los que no, debe ceñirse a las exigencias diarias de su rutina profesional, marcada por el tiempo y por el espacio. Por unas pautas que tiene la obligación de seguir si quiere mantener su puesto de trabajo. Lejos queda darle cabida a la pluma o la investigación por libre, pocos son los afortunados que pueden dedicarse a ello. La realidad más real (valga la redundancia) la marca la figura del periodista currito, aquel que le cuesta trabajo llegar a fin de mes, como casi todo hijo de vecino en estos tiempos, aquel que se encuentra en una situación de precariedad laboral, aquel que no puede darle rienda suelta su imaginación por los numerosos comunicados de prensa, los acontacimientos diarios que hay que cubrir, las ruedas de prensa, y un largo etc.

El cine es fantasía, ilusión, irrealidad. Sigamos soñando…George Clooney por Buenas noches y buena suerte - 2005

Comienza el viaje…

No iba a plumacomenzar a escribir y a aportar información sin antes presentar este humilde blog académico. Mi propósito es mostrar y analizar como se percibe el Periodismo en el séptimo arte. Qué visión se da del periodista y de los medios de comunicación como empresa informativa, películas que muestren distintos aspectos del Periodismo, y algún otro tema al respecto que se irá desvelando más adelante. Por supuesto, siempre habrá hueco para la cultura.  Aunque casi todas las aportaciones que aparecerán en el blog serán eminentemente informativas, también habrá hueco para la opinión, siempre en su lado más crítico y polémico. Sin más, comenzamos…